Meteo Meteo Básica

Presión Atmosférica: ¿Qué son Anticiclones y Borrascas?

La meteorología (del griego μετέωρον metéōron ‘alto en el cielo’, ‘meteoro’; y λόγος lógos ‘conocimiento’, ‘tratado’) es la ciencia interdisciplinaria, de la física de la atmósfera, que estudia el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos producidos y las leyes que lo rigen.

Son muchos los términos que se utilizan en meteorología y no todos sabemos a qué se refieren. En las siguientes líneas trataré de explicar brevemente algunos de los términos y conceptos básicos que se utilizan con frecuencia en los espacios meteorológicos.

  • Presión Atmosférica: es la presión que ejerce la atmósfera sobre la superficie de la Tierra. La presión atmosférica, lo que en física se denomina 1 atmósfera, ejerce un “peso” sobre la superficie terrestre cuya unidad de medida se denomina milibar (mb) o hectopascal (hPa). La presión atmosférica normal a cero metros sobre el nivel del mar es de 1013 mb o hPa. Son las variaciones de ésta presión, ya sea por encima o por debajo, lo que definimos como alta presión (anticiclones con valores superiores a 1013 mb) o baja presión (borrascas con valores inferiores a 1013 mb). Además de los cambios atmosféricos, la presión normal de 1013 mb equivalentes a 1 atmósfera, se ve reducida con la altitud, de esta manera a una altitud de 1500 metros la presión que ejerce la atmósfera se reduce a 0,83 atmósferas.

Las isobaras son las líneas que unen puntos de la superficie terrestre que se encuentran a la misma presión atmosférica. Habitualmente se añade al lado su valor en milibares o hectopascales.

El barómetro es el aparato capaz de medir la presión atmosférica.

Las áreas de baja y alta presión son denominados borrascas y anticiclones, respectivamente. Estas áreas tienden a desplazarse sobre la superficie terrestre y son estos centros de acción los que marcan el buen o mal tiempo meteorológico.

  • Anticiclón:  es básicamente aire pesado convergente que tiende a descender.  Es una zona en la que la presión atmosférica es superior a la de las zonas que la rodean. Ésta masa de aire desciende y se expande por la superficie terrestre. Este tipo de masas de aire son muy estables, por lo que son difícilmente desplazables una vez se posicionan en una localización. En el hemisferio norte la masa de aire anticiclónica gira en el sentido de las agujas del reloj. El tiempo que nos suele traer ésta masa de aire es de bonanza, es decir cielos despejados y poco movimiento atmosférico con temperaturas altas en verano. Sin embargo, en invierno, aunque también puede traernos cielos despejados, suelen provocar inversiones térmicas y nieblas.
  • Borrasca: es básicamente aire ligero divergente que tiende a ascender. Es una zona en la que la presión atmosférica es inferior a la de las zonas que le rodean. Ésta masa de aire asciende y al hacerlo succiona el aire que le rodea. Este movimiento de aire ascendente favorece la formación de nubes y por la tanto la formación de precipitaciones. La borrasca se alimenta de aire frío en su núcleo y su tiempo de vida depende en gran medida de la cantidad de aire frío que lleve en su seno. Este tipo de masas de aire son muy inestables y se forman y mueven de forma rápida. En el hemisferio norte la borrasca gira en el sentido contrario a las agujas del reloj. El tiempo que nos suelen traer estas masas de aire es inestable, con abundante nubosidad, lluvías o tormentas y en ocasiones, nevadas en invierno.

Como la atmósfera intenta mantener el equilibrio, el aire que se desplaza hacia las zonas de baja presión lo hace partiendo desde las zonas de alta presión que la rodean. Este movimiento del aire de las zonas de alta presión a las de baja y su reflejo en superficie es lo que conocemos como viento. Las isobaras son una herramienta útil para saber la procedencia del viento y su velocidad, ya que la intensidad del viento se ve reflejado en lo juntas o no que se encuentren estas isobaras.

 

Mapa sinóptico con los centros de acción marcados con isobaras y dirección del viento

 

En la anterior ilustración podemos ver dos sistemas de baja presión asociados sobre Europa y un Anticiclón sobre el Atlántico. Entre ambos sistemas se genera un flujo de viento que será tanto más fuerte cuanto más juntas están las isobaras. La dirección del viento la marcan las flechas blancas.

A vista de satélite estos sistemas son muy reconocibles, ya que normalmente donde hay un anticiclón no tendremos demasiada nubosidad y no será efectiva. Por el contrario, cuando se forma una borrasca, se forma abundante nubosidad y diferentes tipos de frentes que suelen enroscarse hacia el núcleo. Podemos ver en la siguiente imagen la presencia de una imponente borrasca llegando a la península Ibérica desde el Atlántico, mientras que encima de la península dominaba un anticiclón.

 

Imagen satelital con la Península Ibérica en primer plano

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies