La Rioja Nubes y Fenómenos Orografía y clima local

Inversión térmica y nieblas en el Ebro

Como cada año, las nieblas no faltan a su cita a lo largo y ancho del valle del Ebro en la situación invernal por excelencia por estos lares: la inversión térmica….pero, ¿cómo se forman? ¿Qué es la inversión térmica?

¿QUÉ SON LAS NIEBLAS?

Son un tipo de nubes bajas o muy bajas (pegadas al suelo) formadas por estratos o capas de nubes que no suelen superan la altitud de los 1000 metros. Como todas las nubes, están formadas por pequeñas gotas de agua en suspensión que tienden a condensarse cuanto más baja sea la temperatura de su entorno. En meteorología existen diferentes tipos de nieblas, aunque distinguiremos 2 tipos principales:

  • Nieblas de radiación (o irradiación). Son las nieblas que se forman durante la noche por el enfriamiento nocturno del suelo (irradiación). Este enfriamiento produce que la humedad del aire pegado al suelo se condense y forme el banco de niebla. Es un fenómeno muy habitual en áreas del interior peninsular cuando las condiciones son de estabilidad, con altas presiones y ausencia de viento.
  • Nieblas de advección. Son las nieblas que se forman cuando una masa de aire cálido y húmedo es obligada a atravesar un área de superficie que se encuentra mucho más fría. Esto dispara de nuevo el mecanismo de condensación de la masa de aire, formando el estrato de niebla. Una variante de éstas serían las nieblas orográficas que se producen cuando una masa de aire caliente y húmedo se ve obligado a ascender en altura al toparse con una cordillera.

En este post nos centramos en las nieblas que más afectan al valle del Ebro: las nieblas de valle, que en realidad son un tipo de nieblas de radiación que están confinadas por un accidente orográfico: la cordillera Ibérica y los Pirineos. No obstante en la dinámica de formación se dan otros factores que definirán su persistencia, densidad y temperatura.

¿QUÉ ES LA INVERSIÓN TÉRMICA? DINÁMICA DE FORMACIÓN DE NIEBLAS DE INVIERNO EN EL EBRO

Conceptualmente la inversión térmica es la inversión de las temperaturas que nos encontramos en condiciones normales: más frío en montaña y más calor en el valle. La inversión de estas condiciones en La Rioja viene determinada por el establecimiento de altas presiones de más de 1030 hPa sobre la Península Ibérica. Una vez se da esta condición, comenzamos a sumar diversos factores que conformarán la dinámica de formación de nieblas, ya que no siempre que tenemos inversión térmica tenemos nieblas en el Ebro, aunque habitualmente son su consecuencia más significativa. La dinámica de formación de nieblas de invierno en La Rioja es la siguiente:

Inversión térmica y dinámica de formación de nieblas en La Rioja
  1. Previamente a la instauración de la inversión térmica, se produce un fuerte enfriamiento de la superficie terrestre, perdiendo parte del calor acumulado. Es lo que se denomina enfriamiento por irradiación, que, como ya hemos indicado antes, es uno de los factores de formación de niebla de radiación. Además, durante la noche se instaura la conocida brisa de montaña-valle (corrientes de aire catabáticas), por la cual las laderas se van enfriando y el aire frío va cayendo hacia el fondo del valle, creando todavía una masa de aire más fría y pesada, que quedará depositada en el valle.
  2. Instauración de la Inversión térmica: Un Anticiclón situado en la vertical de la Península o ligeramente desplazado hacia el Mediterráneo con presiones superiores a 1030 hPa ejerce una presión muy alta sobre el aire que se encuentra en las capas más bajas de la atmósfera (como su propio nombre indica-alta presión). Esta presión comprime el aire que tiene debajo, especialmente se comprimen las capas más altas de la atmósfera, y cuanto más se comprimen, más se calientan. Es por ello por lo que las capas de aire más altas, las que están a altitud de montaña, estarán más calientes que las que se encuentran en el valle.
  3. Esta situación de estabilidad y peso del aire imposibilita que el aire frío que se ha ido depositando en el valle se mueva, ya que el anticiclón inhibe la mezcla de masa de aire y los movimientos convectivos (movimientos verticales de aire). Lo que se conoce como un efecto tapadera en el que además se van acumulando contaminantes. 
  4. El aire frío que se retiene en el valle favorece la condensación de la humedad presente en la masa de aire. Cuanto más humedad tenga, más condensará y se formarán bancos de niebla. Fenómeno que se verá ayudado por el aporte de humedad provocado por un ligero flujo de Este/SurEste desde el Mediterráneo...que aumentará la humedad relativa, favoreciendo un banco de niebla más consistente y, en ocasiones, persistente.

Si las condiciones meteorológicas no cambian, esta situación se mantiene estacionaria durante días e incluso semanas, dando como resultado nieblas persistentes a lo largo del valle del Ebro. Las temperaturas en el valle podrían estar incluso por debajo de los 0ºC mientras que en montaña podrían alcanzar los 20ºC en pleno invierno.

Imagen satelital de la Peninsula Ibérica con densas nieblas en el Ebro

En próximos post explicaremos los fenómenos que se derivan de la niebla, como la cencellada o el dorondo.

Comentarios

Responder a Dani Benito Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies